El pensamiento de Jung aplicado a la política

El pensamiento de Jung aplicado a la política

El pensamiento de Jung aplicado a la política

Ciencia

Solemos decir que la filosofía y la psicología son disciplinas hermanas y es verdad. No se trata de una opinión personal, se trata de una realidad. En el pasado, los grandes pensadores y las casi  invisibles pensadoras, reflexionaban sobre el mundo que les rodeaba, puesto que no tenían medios científicos ni empíricos para explicar la realidad de otra manera. Gracias a esa actividad reflexiva, con el tiempo surgieron los grandes tratados de filosofía de la historia, toda ella especializada: ética, realista, existencialista, política... Centrémonos en esta última, puesto que hay personas que no terminan de entender la relación entre la psicología y la política. El mero hecho de que exista la filosofía política, quizás reflejada en la obra El Príncipe de Maquiavelo, debería ser prueba suficiente para entender por qué la psicología, la hija científica de la política, está también relacionada.



Hablemos de Carl Gustav Jung, por ejemplo, uno de los padres de la psicología moderna. Mientras que Freud centraba sus estudios en el subconsciente, el ego, el yo, el super yo y otros muchos conceptos, la psicología junguiana tenía otros objetivos. Uno de ellos era, y es, el de establecer paralelismos entre la psique humana independientemente de la cultura, la etnia y el lugar del mundo poblado por seres humanos. Para ello, habló del inconsciente colectivo, un sustrato de conceptos comunes a todas las personas en todo el mundo, pues todos ellos nos sirven por igual para explicar la realidad circundante. De todas estas cosas, por cierto, hay numerosos artículos interesantes en la web de Sepa en España, la sociedad que estudia el pensamiento de Jung.



¿Y la relación con la política? Piénsenlo: en todos los países del mundo surgen dictadores, en todos ellos se tiene una conciencia de «pueblo» y gobernante y, en todos ellos, se suele establecer una distinción dicotómica de pensamiento: la progresista y la conservadora. Toda la política mundial, en general, se basa en esto; y por lo tanto, es innegable la existencia de un inconsciente colectivo político y de una serie de arquetipos comunes a toda la humanidad. En este caso específico, me parece que los arquetipos funcionan.



 

Contenidos7El pensamiento de Jung aplicado a la política
posicionamiento en buscadores
Vive Sex Shop - Tienda online de Juguetes eróticos