Gemodiam aclara si realmente ‘es seguro comprar diamantes por Internet’

Gemodiam aclara si realmente ‘es seguro comprar diamantes por Internet’

Gemodiam aclara si realmente ‘es seguro comprar diamantes por Internet’

Estilo de vida

"Comprar diamantes online es sin duda cómodo para cualquiera que lo haya probado. Poder acceder a un extenso catálogo de joyería desde la comodidad del hogar, e incluso ser capaz de personalizar la pieza de joyería probando diferentes combinaciones son sólo algunas de las razones por las que se está perdiendo el miedo a comprar diamantes por Internet", explican desde Gemodiam.

De entre la mayoría de configuraciones y materiales disponibles, el diamante acostumbra a ser una pieza de joyería que exige un desembolso notable de dinero. Por eso, continúan, "no extraña que los bolsillos menos acostumbrados a hacer compras en Internet sientan reticencia a hacerlo. Al fin y al cabo, están comprando algo invisible. Exige depositar en el sistema cierto grado de confianza, por eso siempre debe hacerse a proveedores cuya calidad y experiencia esté certificada".

En el sector de los diamantes en concreto, existe una regla que permite evaluar la calidad de un diamante en base a cuatro principios: corte, claridad, color y quilate. Cuando el corte se mide en términos de calidad del diamante, se refiere a algo más que el diseño o el acabado específico del anillo. Tiene en cuenta los atributos que forman el brillo del diamante, que se conocen como brillo, fuego y centelleo.

"Todo diamante se clasifica en una escala de color de D a Z. Un diamante de color D se considera transparente e incoloro, que es el estándar ideal, pero es extremadamente raro de encontrar", comentan.

La claridad, por el contrario, mide la impecabilidad del diamante. Las inclusiones, o pequeños defectos, son naturales en los diamantes, pero el valor de la piedra estará directamente relacionado con la cantidad de imperfecciones que presente.

"Menos inclusiones significan un mayor grado de claridad, y por tanto un mayor precio", afirman.

En cuanto al quilate, la medida con la que la mayoría de la gente está familiarizada, generalmente se entiende que mide el tamaño del diamante, "pero en realidad, lo que mide es el peso del diamante, no el tamaño de éste".

Y por lo que respecta a cómo elegir un proveedor seguro y fiable, en Gemodiam recomiendan "seguir las indicaciones básicas de seguridad al navegar en Internet, tales como comprobar que la web está protegida con SSL (el famoso candado verde), gozar de certificaciones que avalen su experiencia y capacidad legal para comerciar con diamantes o sólo confiar en marcas que ofrezcan garantías de envío y devolución claras".

Fuente Comunicae

ComunicaeGemodiam aclara si realmente ‘es seguro comprar diamantes por Internet’
posicionamiento en buscadores