Comprar una casa y convertirla en tu hogar

 Comprar una casa y convertirla en tu hogar

Comprar una casa y convertirla en tu hogar

Decoración

Comenzaremos diciendo que, posiblemente, lo que vamos a relatar a continuación, les ha pasado a más de uno o una.



En este caso, nuestra protagonista tomo la decisión de comprar una casa para comenzar una nueva vida. El haber conseguido un puesto de trabajo y contar con autonomía económica, fue el motor que le impulsó a comprar su propia casa; la opción que le pareció más apropiada fue la de adquirir una casa antigua y con unos arreglos aquí y allá y alguna que otra reforma, convertir esas cuatro paredes con  techo en un hogar confortable, a la medida de sus gustos, un lugar para vivir y para compartir momentos y compañía con sus seres queridos, con los amigos...



La suerte de dar con la casa que le enamoró no se hizo esperar, encontrar la casa le costó mucho menos tiempo que encontrar trabajo. 



Y comenzó con las pequeñas obras de reforma, lo primero pintar las paredes y, después, poner los suelos; los suelos de la casa estaban bastante deteriorados, y además, no eran para nada de su gusto. Ella siempre prefirió los suelos de madera, su calidez, elegancia y belleza no encuentran rival en ningún otro tipo de suelo. 



Los suelos de roble siempre le habían llamado la atención sobre el resto de tipos de madera. El estilo que quería dar a su casa era una combinación de elementos y mobiliario de tipo rústico con muebles y decoración vintage; el suelo de roble era perfecto para lograr esa armonía entre ambas líneas. Un suelo de roble en tono medio, ni muy claro, ni muy oscuro, con nudos, un toque envejecido y una instalación sencilla, en líneas rectas. Si bien es cierto que siempre le había llamado la atención el parquet en espiga, al ser una casa no muy amplia, se decantó por una opción más minimalista.



Buscar la casa, empezar con las obras, comprar el mobiliario y los artículos decorativos y todo lo necesario para llenar los armarios de la cocina, el baño, elegir la ropa de cama, toallas... fue la parte más trabajosa, pero lo hacía con gusto y con ilusión. Ver como se iba trasformando la casa en lo que ella pretendía crear era simplemente maravilloso, un sueño real. 



Ahora, su casa está terminada. Ahora, disfruta de su hogar, de su nueva vida, de su independencia. Una casa que luce tan bien como ella imaginaba. Cada día, al levantarse, descalza, se da el gusto de sentir ese suelo de roble bajo sus pies.



 

Contenidos7 Comprar una casa y convertirla en tu hogar
posicionamiento en buscadores
Vive Sex Shop - Tienda online de Juguetes eróticos