La copa menstrual: higiénica y sostenible

La copa menstrual: higiénica y sostenible

La copa menstrual: higiénica y sostenible

Salud

Durante demasiados años las mujeres han tenido muy pocas alternativas en cuestiones de higiene íntima durante el periodo menstrual. Desde que la copa menstrual llegó para quedarse, las compresas de celulosa y los tampones desechables resultan casi anacrónicos. Cada día hay más mujeres dispuestas a probar esta alternativa, mucho más ecológica, saludable y respetuosa con el cuerpo. Cabe recalcar también el carácter sostenible de este producto, que ayuda a conservar mejor el planeta debido a que dura más años. Algunas de las copas menstruales presentes en el mercado pueden llegar a utilizarse durante 12 años.

Para quién aún no sepa en qué consiste la copa menstrual, explicar que consiste en un recipiente de material flexible e higiénico que se introduce en la vagina durante el periodo de menstruación con el objeto de ir recogiendo el sangrado. El sistema, en realidad, no puede ser más sencillo, aunque han hecho falta muchos años de investigación por parte de empresas como Fleurcup para dar con la forma anatómicamente más acertada y con el material definitivo (flexibilidad, capacidad, dureza…)

Lo que realmente supone una gran diferencia con respecto a los métodos tradicionales (los ya comentados tampones y compresas) son en realidad dos grandes ventajas. La primera es que resultan mucho más higiénicos ya que el flujo se contiene en el interior con lo que se evitan manchados e indeseables olores. La segunda tiene que ver con la sostenibilidad: al ser un producto completamente reutilizable, con su uso se está minimizando al máximo la cantidad de deshechos y, consiguientemente, nuestra huella ecológica.

Por si lo anteriormente comentado no fueran ventajas suficientes, a esto hay que añadir algo que puede resultar determinante para muchas mujeres: resulta mucho más económico. El presupuesto anual en productos para la higiene femenina durante el periodo es bastante más elevado de lo que nos gustaría reconocer, por ello, si tenemos en cuenta que una copa menstrual tiene una vida útil de varios años y supone aproximadamente el precio de cuatro paquetes de compresas.

En realidad todo son beneficios tanto para la propia usuaria cómo para el medio ambiente así que merece la pena probar su efectividad.

Fuente Comunicae

ComunicaeLa copa menstrual: higiénica y sostenible
posicionamiento en buscadores