5 Razones para someterse a un trasplante de pelo en Turquia

5 Razones para someterse a un trasplante de pelo en Turquia

5 Razones para someterse a un trasplante de pelo en Turquia

Actualidad

5 Razones para someterse a un trasplante de pelo Microfue en Turquía



La pérdida de cabello afecta a dos de cada tres hombres y una de cada cinco mujeres y puede causar problemas psicológicos y sociales.



Este tema trae algunas personas a que no se reconozcan entre sí y no se sientan a gusto entre los demás, socavando así su autoestima, y por lo tanto interferir con las relaciones sociales.



En primer lugar, la razón fundamental para realizarnos un trasplante de pelo en Turquía es que lo necesitemos, dado que, de lo contrario, supondría un extraño motivo para visitar un país, por otro lado, muy atractivo. En segundo lugar, porque, como indican algunos de los que ya lo han probado, Turquía se ha convertido en el Edén de los alopécicos de medio mundo. Ello es así, principalmente, porque llevar a cabo el tratamiento contra la calvicie en este país, puerta de entrada al ámbito islámico y eterno candidato al club europeo, supone gastar un tercio de lo que cuesta en una clínica española, lo que supone ahorrarse entre 4.000 y 10.000 euros como mínimo.



Por alrededor de 2.000 euros, las más de 250 clínicas especializadas que existen en el país le han convertido en líder mundial de esta técnica de recuperación del cabello.  El método consiste en la extracción de folículos de forma individual de otra área del donante y su posterior trasplante a la zona afectada. Una vez que los folículos o injertos capilares han sido trasplantados al área receptora, operación que suele durar entre 4 y 7 horas, los cabellos que van surgiendo crecen de forma completamente natural y fuerte. Posteriormente, los médicos realizan un seguimiento del paciente a través de internet. El tratamiento de bajo coste, aseguran quienes han tenido la ocasión de probarlo, no implica una menor calidad en el proceso ni en el resultado respecto a clínicas españolas y, además, se realiza con cabello procedente de otras partes del propio individuo. Otras ventajas son que el bulbo tiene un diámetro tan pequeño que evita dejar cicatrices evidentes y minimiza la pérdida de sangre durante la extracción.



Así, son muchos los que, venciendo las reticencias iniciales hacia esta suerte de turismo sanitario, acaban destacando la calidad y preparación de los médicos otomanos y su alto grado de satisfacción, tercera razón de peso para decidirse a cambiar de ‘look’ al tiempo que se disfruta de un destino turístico incomparable, Estambul, una de esas ciudades que todo ser humano debería visitar al menos una vez en la vida.



De hecho, se calcula que alrededor de 20.000 españoles al año toman rumbo a las clínicas otomanas con el fin de recuperar su imagen y, también, parte de su autoestima, pues a pesar de que la moda haya contribuido a hacer de la calvicie un estilo tan válido como cualquier otro, no todos los que la sufren pueden evitar los complejos y la inseguridad. En cifras globales, unas 5.000 personas al mes, procedentes de todas partes del mundo, incluyendo países del ámbito musulmán, acuden a hacerse injertos de pelo a Turquía, donde los centros especializados acumulan ya más de veinte años de experiencia. Muchos de los españoles que acuden documentan cada paso de su viaje y lo comparten en canales de Youtube o diversos blogs, algo que ha contribuido a relajar el miedo y a hacer que la cifra de interesados aumente en un país, España, con un alto índice de varones calvos o con pelo en franca retirada.



Algunas voces procedentes de la Medicina en España desaconsejan someterse a tratamientos de este tipo en países extranjeros, especialmente en un ámbito todavía ajeno a la UE y en el que existe un alto índice de agitación política y social. Aseguran dichas voces que no es lo mismo el seguimiento diario y en persona del paciente tras ser tratado que la vigilancia a distancia a través de e-mail, en la que no se pueden atender debidamente posibles complicaciones. Otras voces, en este caso de afectados y ciudadanos que se muestran interesados en contratar estos servicios, atribuyen  estas opiniones médicas a la incapacidad del sector por competir en precios con este ‘boom’ capilar, tras muchos años en los que acceder a esta clase de solución anti calvicie en nuestro país y en el resto de Europa era inalcanzable para la mayoría de la población.



Y es aquí donde aparece Microfue, la agencia que incluye en su nombre la técnica de micro implante de bulbos en que se basa el tratamiento. La empresa, dirigida por Roberto Capomazza, se encarga de organizar los viajes desde España, que pueden incluir vuelo, varias noches de alojamiento con todo incluido, traslado a la clínica en cuestión y hasta un servicio de traducción. Microfue se encarga de garantizar que la operación se realice en centros especializados a manos de cirujano expertos, dado que en los últimos tiempos, además, al abrigo del crecimiento de este lucrativo negocio, han proliferado las ofertas surgidas de centros y profesionales de dudosa preparación. Por tanto, la cuarta razón para llevar a cabo un implante de pelo en Turquía tiene que ver con la seguridad sanitaria a la hora de decidirse a dar el paso.



Este paraíso turco del fin de la calvicie constituye el apartado sanitario de un plan global del gobierno de Estambul para atraer turismo europeo, en franco retroceso por la negativa incidencia del terrorismo islamista, y de hecho el ejecutivo de Erdogan subvenciona de manera decidida el negocio. Cada vez más españoles se deciden a hacerlo con práctica unanimidad a la hora de valorar la experiencia como positiva y los ciudadanos de Estambul observan cada vez con mayor normalidad las cabezas vendadas de turistas que pasean por sus calles.



En los últimos tiempos, ha sido un auténtico ídolo del deporte patrio, Rafael Nadal, quien se cuenta entre los que han probado el tratamiento, con resultados evidentes en sus últimas apariciones en el circuito tenístico. Hay muchos deportistas que se han sometido a estos interventos.  En su caso, llevado a cabo exactamente con la misma técnica pero en una clínica de Madrid. El jugador de Manacor se convirtió así en símbolo de un problema, la alopecia androgénica, muy extendido en nuestro país. Se han animado más deportista entre la cual Milinko Pantic ex jugador de Atlético Madrid, le se ve con un cambio muy favorable gracias a un trasplante de pelo con la clinica Microfue.



¿Qué mejor ejemplo para animarse a dar el paso, recuperar el pelo perdido, no resignarse a una imagen no deseada y disfrutar de unas vacaciones inolvidables?



Para mas informaciones: www.microfue.es

microfue5 Razones para someterse a un trasplante de pelo en Turquia
posicionamiento en buscadores